diez errores a evitar en un restaurante para no perder clientes

Conocer los puntos fuertes y débiles es fundamental para evitar errores en tu restaurante y no perder clientes. Veamos juntos los errores más comunes.

1. Poca atención en la recepción del cliente a su entrada

El cliente es el vínculo entre la reputación del restaurante y la organización del local.

Uno de los errores más graves en un restaurante es la recepción del cliente.

En este sentido, una cosa a la que no se presta mucha atención es la zona exterior del local.

Incluso antes de que el cliente entre, observará el lugar donde está ubicado el restaurante: incluso el cuidado del estacionamiento forma parte de la recepción del comensal.

Posteriormente, la primera persona con la que hablará debe tener un enfoque amistoso y correcto para generar confianza y disposición de inmediato. Esta es la tarea del personal en la entrada del local.

Todo el personal debe ser extremadamente servicial con cualquier tipo de cliente, saludándolo con las palabras adecuadas y acompañándolo a la mesa.

Las luces dentro del local son otro ejemplo: deben tener la intensidad adecuada para que el cliente se sienta cómodo.

Un último ejemplo son las decoraciones dentro del local: no deben ser demasiado llamativas, cuanto más discretas y cuidadas, más las apreciarán los comensales.

Incluso el uso de música suave puede ayudar a alegrar la velada y hacerla mucho más agradable.

2. Confusión al asignar el lugar al cliente

Conocer la ubicación detallada de las mesas permitirá que el personal se vea mucho más seguro al guiar al cliente a su lugar, especialmente cuando se deben encontrar asientos para clientes sin reserva.

Dependiendo del número de comensales, es necesario realizar ajustes mentales a las mesas, que seguramente estarán numeradas, por ejemplo, en orden horario o antihorario.

Conocer la disposición de las mesas en el restaurante puede ayudar mucho al personal en la entrega de pedidos a los respectivos comensales, evitando así errores y malentendidos innecesarios.

3. No conocer de manera detallada el menú

El menú debe tener una estructura fácil de seguir y preferiblemente ser esquemático y fácil de leer.

El personal debe conocerlo en su totalidad: debe estar al tanto de todos los platos y posibles variaciones.

En cuanto al contenido del menú, debe enumerar todos los productos y platos del local de manera detallada y precisa. Por lo general, junto a ellos también debe haber una descripción del plato en sí y de los productos utilizados para condimentarlo y prepararlo.

Esto es crucial para evitar daños físicos al cliente en caso de que sea alérgico a algún alimento.

En este punto, es fundamental destacar que, si el cliente es habitual, el personal debe recordar la consumición que suele pedir. Esto es uno de los factores que puede facilitar la fidelización de la clientela.

4. Estar completamente fuera del mundo digital

Con el avance de la tecnología, es fundamental no perder la clientela y, sobre todo, mantenerse al día con los tiempos, sin subestimar el ámbito digital.

Es útil, si no imprescindible, que el restaurante esté activo en las redes sociales. Gracias a las páginas en las redes sociales que muestran sus platos, menú e información principal sobre sus servicios, el restaurante puede abrir una ventana a su estilo de restauración.

Esto puede ser esencial para que los clientes dejen sus opiniones y reseñas sobre el restaurante.

5. Subestimar la competencia

En el campo de la restauración, otro punto esencial a considerar siempre es la competencia.

Esta se presenta como un excelente punto de referencia para aprender y reconocer las necesidades de los usuarios. Sobre todo, es la referencia para saber qué prefiere el cliente en promedio.

Siempre se debe tener en cuenta la organización y la forma en que la competencia se relaciona y se entrega al cliente para intentar superarla.

Esto incentivará al cliente a regresar porque considerará que el restaurante no solo es mejor que los demás, sino también más abierto y disponible hacia él.

6. Utilizar fotos de baja calidad o compradas

Incluso el sitio web de tu restaurante puede contener errores tan graves que comprometan la visita de potenciales clientes a tu local.

Un ejemplo es la elección de las fotos utilizadas.

Entre los errores más comunes está cargar fotos de baja calidad para los platos del restaurante:

  • Con poca luz o incluso borrosas.
  • Sin cuidado en la ambientación (a veces tomadas directamente en la cocina).
  • Borrosas o con una resolución tan alta que obliga al visitante a esperar algunos segundos antes de verlas.

La consecuencia de esta falta de atención es obvia: el cliente potencial podría no sentirse atraído en absoluto y formarse una impresión negativa de tu propuesta culinaria.

La solución más rápida a este problema a menudo se encuentra en la compra de fotos de catálogo. En este caso, la toma sería sin duda profesional, pero se pasaría de un error a otro.

¿Conoces el dicho «se come primero con los ojos»? Entonces, imagina la decepción al ver «en vivo» que los platos servidos no se parecen en absoluto a los apreciados en el sitio web.

Esta decepción, en algunos casos, puede llevar a una queja al camarero, mientras que en otros casos «gana» a tu restaurante una reseña negativa en TripAdvisor.

7. Ignorar el ruido de fondo demasiado elevado

¿Sabías que uno de los factores más irritantes para los clientes de un restaurante es el ruido dentro del local? ¿Has oído hablar del efecto Lombard, es decir, la tendencia involuntaria de las personas a elevar el tono de su voz en presencia de un ruido de fondo?

Si aún no lo has hecho, es el momento de tomar en serio este problema. Ignorar el ruido ambiental es un error que tu restaurante podría pagar caro. Según una encuesta, existe una relación entre el ruido y la voluntad de los huéspedes de quedarse más tiempo y gastar más dinero.

¿Qué soluciones existen para contrarrestar este posible punto débil de tu restaurante?

  • Instalar paneles fonoabsorbentes. Hay diferentes tipos, desde los casi invisibles hasta los más artísticos y decorativos. Se pueden instalar en las paredes, el techo o el suelo.
  • Añadir mobiliario fonoabsorbente. Incluso elementos de mobiliario como sillas acolchadas o alfombras pueden ayudar a reducir el ruido de fondo.
  • Disminuir o cambiar la disposición de las mesas. Cambiar la disposición o el número de mesas puede ayudar a que el ambiente sea más cómodo.
  • Añadir música de fondo. La elección del género musical más adecuado depende del tipo de restaurante y del público objetivo. Los géneros más indicados son: jazz, clásica, ambient y lounge.

8. Subestimar la ubicación con poca afluencia

Estar en una ubicación con poco tráfico tiene sus pros y contras. El error que un restaurante puede cometer es subestimar este detalle. Veamos algunos consejos para transformar este punto débil de tu restaurante en un punto fuerte:

  • Ofrece una experiencia culinaria única y memorable. Un menú innovador y refinado, un servicio al cliente excelente y una ambientación única son las principales atracciones que llevan a los clientes a regresar a un local, independientemente de su ubicación. Especialmente si está lejos del caos de la vida agitada y se encuentra en un entorno sugerente.
  • Colabora con otras actividades locales. Para atraer a más clientes, puedes colaborar con hoteles, empresas agrícolas u otras actividades para hacer más atractiva tu zona.
  • Ofrece servicios de entrega a domicilio o catering. De esta manera, serás tú quien se desplace y facilitará la oportunidad a aquellos que viven cerca de conocer tu cocina y tu restaurante.
  • Organiza eventos especiales. Noches temáticas, degustaciones u otros eventos especiales pueden ser una forma divertida de involucrar a un nuevo público.

9. Tener precios demasiado altos

Si tu restaurante recibe críticas por tener precios demasiado altos, no cometas el error de pensar que el crítico no forma parte de tu público objetivo adinerado. Sin embargo, sacrificar la calidad de la comida o del servicio también sería un error. La solución ideal, de hecho, es mantener un estándar elevado y, al mismo tiempo, encontrar una manera de eliminar el punto débil de tu local representado por el precio.

Veamos algunas posibilidades:

  • Comunica mejor el valor de tus platos. La calidad de los ingredientes, la larga preparación, la historia detrás del plato, etc.
  • Revisa el menú. Verifica si algunos platos pueden prepararse con ingredientes menos costosos, sin alterar el sabor o el aspecto estético. Considera también la posibilidad de servir porciones más pequeñas, quizás acompañadas de guarniciones más económicas pero capaces de realzar el sabor del plato principal.
  • Ofrece más variedad. Agrega menús de degustación o platos más sencillos para poder ofrecer una mayor variedad de precios.

10. Hablar mal de la competencia en redes sociales

Hablar mal de tus competidores es una estrategia muy arriesgada, ya que puede volverse en tu contra.

Uno de los errores más graves que puedes cometer para tu restaurante es denigrar a la competencia basándote únicamente en el aspecto económico.

Supongamos, por ejemplo, que tienes un restaurante y solo utilizas ingredientes frescos y de primera calidad en la cocina. A pesar de todo este cuidado, tu restaurante se encuentra en TripAdvisor detrás de locales de comida rápida, trattorias o pizzerías.

El instinto de desahogarse en las redes sociales es comprensible pero, al mismo tiempo, nada más equivocado. Escribir en un post de Facebook que «pretender que un plato de paella a 5€ sea delicioso es una pura ilusión» no hace más que desencadenar una respuesta inmediata de todos aquellos que no solo aprueban los precios bajos de tu competencia, sino que incluso aprecian el sabor de sus platos.

Reiterar que un plato de pasta fresca hecha en casa y condimentada con un ragú de ingredientes seleccionados y tiempos de cocción respetados no puede venderse económicamente a ese precio solo resulta en una pérdida de tiempo (a pesar de ser verdad).

Las razones por las cuales la competencia aplica precios más bajos que los tuyos pueden ser diversas, pero si no quieres desencadenar una guerra en redes sociales, evita tocar este tema.

Ahora, pongamos un ejemplo contrario: tu competidor tiene un local más bonito que el tuyo, precios más bajos, pero al mismo tiempo, recibe muchas quejas en TripAdvisor debido a la lentitud en la entrega.

Si la puntualidad es una de tus fortalezas, enfocarte en este tema es definitivamente la mejor manera de hablar mal de la competencia, con la conciencia de que en línea existe la evidencia social contraria a lo que dices.

Transforma tu presencia en línea con nuestra agencia web

Desarrollamos sitios web impactantes y estrategias digitales efectivas. ¡Haz clic para potenciar tu presencia en la web hoy mismo!
Compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *